Ideas para reducir tu huella ecológica | El Caldero de Gaia
787
post-template-default,single,single-post,postid-787,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
como reducir la huella ecológica

Ideas para reducir tu huella ecológica

Hoy sabemos de la importancia que tiene dar un buen uso a los recursos de la tierra, y como podemos contribuir a generar un impacto positivo en el planeta, sin embargo, a veces no tenemos idea por dónde empezar, es por ello que en este post te voy a proponer algunas acciones que puedes comenzar a aplicar en tu vida diaria para reducir tu huella ecológica ¿estás listo?

La Huella Ecológica en México

La biocapacidad o huella ecológica mide que tanta área de tierra y agua requiere una población para producir los recursos que consume y para absorber sus desechos, tomando en cuenta la tecnología existente.

Este artículo señala que según el Global Footprint Network, en 1961, México utilizaba un tercio de su biocapacidad, pero con el crecimiento de la población y la economía, para el año 2001 ya consumíamos 1.5 veces nuestra biocapacidad, es decir, una mitad más de lo que en realidad tenemos.

Se calcula que la biocapacidad mundial existente es de 1.7 hectáreas por habitante, mientras que se estima que la huella ecológica mundial promedio es de 2.8 hectáreas por habitante, lo que significa que se necesitarían dos planetas como la Tierra para satisfacer el ritmo actual de consumo y generación de residuo.

El propósito de este medidor es que los seres humanos no consuman más recursos de los que la naturaleza puede renovar, es decir, un consumo sustentable. En otras palabras, en un mundo sustentable, la demanda de la sociedad sobre la naturaleza está en balance con la capacidad de la naturaleza para cubrir esa demanda.

Te puede interesar: Huella ecológica ¿De qué tamaño es la tuya?

¿Qué hacer para reducir mi huella ecológica?

La respuesta a esta pregunta es sencilla de contestar pero puede ser un tanto complicada de llevarla a la práctica y primordialmente es:

Cambiando nuestros hábitos de consumo y nuestro

estilo de vida hacia uno más sustentable y más sostenible

 

Así que para empezar comienza a realizar algunos pequeños cambios que puedes ir haciendo en tu casa y en tu estilo de vida, aquí te propongo algunos:

1.Usa un transporte limpio

Las principales emisiones de CO2 de la gente se debe al uso de vehículos motorizados que requieren de combustibles fósiles para funcionar. Estos combustibles emiten en su uso gases de efecto invernadero que producen un incremento de la temperatura de la tierra como son el dióxido de carbono (CO2), óxidos nitrosos y dióxido de azufre.

  1. Utiliza el transporte público para trayectos de grandes distancias estarás disminuyendo tu huella de carbono, además se reducirá el número de coches en la ciudad y se evitará el tráfico pesado.
  2. Utiliza la bici para trayectos medianos aparte de ser más sostenible, realizas un ejercicio físico recomendable mejorando tu salud.
  3. Camina en trayectos cortos y deja el auto para aquellas ocasiones en las que es imposible desplazarse a pie debido a la larga distancia. Recuerda que los pequeños desplazamientos en el coche son una de las principales fuentes de emisión de contaminantes y son los más fáciles de evitar.

Eco bici- transporte verde

2. En el hogar

  1. Minimiza el uso de calefacción y aparatos eléctricos, ya que al consumir energía esta también produce emisiones de gases de efecto invernadero, por lo que al reducir tu consumo, por un lado estarás disminuyendo tu huella ecológica y además tu recibo de luz llegará más bajo lo que también ayudará a tu economía.
  2. Acondiciona tu hogar aislando paredes, techos y suelos, esto favorecerá a disminuir el uso de la calefacción en invierno así como evitar el aire acondicionado durante el verano.
  3. Cambia los focos de las habitaciones de tu casa, así como de lámparas por aquellos de bajo consumo, también conocidos como focos ahorradores.
  4. Evita tener aparatos eléctricos o electrónicos conectados a la corriente cuando no los estés utilizando, aunque estén conectados hay aparatos que pueden seguir consumiendo hasta un 10% de la electricidad de un hogar.

Huella ecológica en el hogar

3. En los alimentos

  1. Compra productos locales en lugar de importarlos. El consumo de productos importados y el exceso de envasado que tienen estos productos producen un impacto ambiental elevado y emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero así como otros productos tóxicos. Por el contrario, si compras productos locales disminuyes significativamente la emisión a la atmósfera de CO2 ya que reducimos el transporte necesario para la distribución de los productos. Y principalmente, estarás favoreciendo la economía del país.
  2. Reduce el consumo de carne. Es sabido que para producir un kilo de carne es necesario mucho más terreno, suelo fértil y agua que para producir un kilo de vegetales, de manera que comienza a probar recetas vegetarianas de vez en cuando y deja el consumo de carne para una o dos veces al mes.
  3. Compra productos a granel. Con esto estarás evitando el exceso de envases y estarás reduciendo el CO2 que se emite en la producción de plásticos y reducirás el volumen de residuos.

Huella ecológica en los alimentos

4. En la vida cotidiana

a.Reduce tu consumo de agua. El consumo de agua influye en el aumento de nuestra huella ecológica. Cabe destacar que México está entre los cinco países del mundo que más agua consume según el Foro Económico Mundial (WEF, 2017), lo que está contribuyendo a que haya problemas de abastecimiento de este líquido vital en las principales ciudades. Por ello, es necesario hacer conciencia sobre la importancia del agua y su uso de manera responsable ya que es un recurso necesario para la vida.

Acciones como tomar una ducha en vez de un baño, cerrar el grifo cuando no lo necesitemos, utilizar reductores en inodoros, regaderas, grifos y aprovechar el agua de cocina para riego de plantas son medidas sencillas que puedes tomar y que colaborarán a reducir tu huella ecológica y el impacto global ambiental.

Te puede interesar: ¿Cuál es el consumo de agua al día por persona?

b.Reduce tus residuos. Según este artículo, en la CDMX el sistema de recolección de basura ya resulta ineficiente para el manejo de las más de 13 mil toneladas de residuos sólidos que se generan diariamente, por lo que, según los expertos, la capital del país está al borde del colapso ambiental.

El principal problema de la Ciudad de México no es la separación y el reciclaje, sino la excesiva generación de basura. Mucho de esta problemática se debe a que no tenemos una formación y suficientes conocimientos sobre un manejo adecuado de los residuos que producimos día a día, dando como resultado este exceso de basura. Una manera de disminuir nuestra huella ecológica es comprando productos más duraderos, evita el “usar y tirar”, así mismo, procura comprar productos que tengan menos embalaje, estas son algunas medidas que puedes tomar, si quieres tomar otras acciones para reducir tus residuos mira este post.

3 R's

Reduciendo la huella ecológica en cifras

  • Si conduces 50 km menos cada semana estarás disminuyendo 450 kg de CO2 a la atmósfera.
  • Si cambias tus focos normales por las de bajo consumo estarás reduciendo una emisión de CO2 de 75 kg.
  • Si reduces el consumo de envases y utilizas productos reutilizables estarás evitando la emisión de 500 Kg de CO2.
  • Disminuir 2o C la calefacción en invierto y aumentar 2o C la temperatura del aire acondicionado en verano supone evitar 900 kg de CO2 a la atmósfera.
  • Reducir el uso de tu lavadora a dos veces por semana utilizando agua fría en vez de agua caliente disminuye 225 kg de CO2.

 

Como puedes ver, pequeños cambios en nuestro estilo de vida hacen que nuestras emisiones de CO2 se reduzcan considerablemente.

Si todos reducimos nuestra huella ecológica estaremos mejorando nuestro medio ambiente tando de forma local como global.

Este es nuestro planeta y debemos cuidarlo porque no tenemos otro a donde ir, por lo tanto, lo primero que debemos considerar es reducir o modificar nuestras necesidades, comenzar a reflexionar sobre la manera en cómo estamos consumiendo y evaluar si está siendo de manera responsable, solamente así seremos conscientes del impacto que estamos causando en el planeta y entonces podremos comenzar a cambiar nuestros hábitos de consumo, dando así el primer paso para reducir nuestra huella ecológica y que todos aquellos recursos que utilizamos hoy puedan estar disponibles para las generaciones futuras, de no ser así, estaríamos incumpliendo con el desarrollo sostenible.

 

Referencia:

Línea Verde Municipal

Comparte
No Comments

Post A Comment