Cómo desarrollar la Resiliencia para enfrentar la vida | El Caldero de Gaia
1765
post-template-default,single,single-post,postid-1765,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-16.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
resiliencia

Cómo desarrollar la Resiliencia para enfrentar la vida

¿Cómo es que logramos enfrentarnos a situaciones difíciles? ¿Por qué parece que hay personas que son capaces de sobrellevar la adversidad mejor que otras? ¿Qué es aquello que nos permite adaptarnos nuevamente a pesar de las circunstancias desagradables que vivimos? A esto se le conoce como resiliencia.

¿Qué es la resiliencia?

Según la definición de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) la resiliencia es la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, no obstante, en psicología también se considera que es la capacidad  de afrontar las crisis o situaciones potencialmente traumáticas, saliendo fortalecidos de ellas.

En este proceso se va dando una restructuración cognitiva a partir de nuestros propios recursos psicológicos con el objetivo de alcanzar una mayor adaptación a las circunstancias en función también de nuestras necesidades.

Por lo tanto, cuando hacemos referencia a las personas resilientes, significa que no solamente han sido capaces de sobreponerse a las adversidades a lo largo de su vida, sino que estas mismas experiencias les han permitido alcanzar un mayor conocimiento de sí mismos y un mayor desarrollo de su potencial.

Características de las personas resilientes

Una persona resiliente ha desarrollado ciertos rasgos de personalidad los cuales te menciono  a continuación:

  1. Autoconocimiento: Estar consciente de sí mismo, de las propias fortalezas y habilidades, así como de las limitaciones y defectos, permite enfrentar las adversidades y los retos de manera más objetiva teniendo en cuenta no sólo las necesidades y lo que se desea, sino también los recursos de los que se disponen para conseguirlas.
  2. Creatividad: Las personas que han desarrollado resiliencia son capaces de mirar el problema desde distintos ángulos, alcanzando una perspectiva mucho más amplia que abre un abanico de posibilidades, transformando las experiencias negativas o dolorosas en una oportunidad para fortalecerse.
  3. Confianza en sí mismos. Cuando se tiene mayor conocimiento de sí mismo se desarrolla una mayor confianza, por lo que los objetivos se vuelven más claros aportando mayor seguridad. Así mismo, pueden reconocer cuando una situación les rebasa y tomar la decisión de pedir ayuda.
  4. Asumen la crisis como una oportunidad de aprender. Cuando se enfrentan situaciones dolorosas la vida se hace más difícil de sobrellevar, no obstante, las personas resilientes son capaces de ver más allá de esos momentos sin desfallecer, asumiendo la crisis como una oportunidad de generar cambios, para aprender y crecer.
  5. Viven el aquí y el ahora. Son capaces de aceptar las experiencias tal y como se presentan intentando sacar el mayor aprendizaje posible. Se enfocan en vivir en el presente, entendiendo que el pasado forma parte del ayer y el futuro aún no existe, lo que facilitará una mayor capacidad de aceptación.
  6. No intentan controlar las situaciones. Una de las principales fuentes de tensión y estrés es el deseo de querer controlar cada uno de los aspectos de la vida. Por ello, cuando algo escapa de nuestro control, hay sentimientos de culpabilidad e inseguridad. No obstante, las personas que han desarrollado capacidades de resiliencia han alcanzado a comprender que el control es una ilusión, aprendiendo a lidiar con la incertidumbre y aceptando aquello que no pueden cambiar.
  7. Flexibilidad y adaptabilidad al cambio. Tener la suficiente flexibilidad permitirá una mayor adaptación de los planes y metas en función a las circunstancias que se vayan presentando, dando como resultado una mayor aceptación al cambio y mayor disposición para valorar diferentes alternativas.

Cómo construir resiliencia a partir de mi propio pasado

Enfocarse en las experiencias e identificar aquellas que han sido nuestras fortalezas en el pasado, puede ayudar a desarrollar estrategias que faciliten la resiliencia.

Este es un pequeño ejercicio que te puede ayudar a descubrir cómo es que sueles responder a los eventos difíciles. Responder a estas preguntas te dará una idea más clara de cómo reaccionas ante la adversidad.

  • ¿Qué tipo de eventos te han resultado más difíciles?
  • ¿De qué manera te han afectado dichos eventos?
  • ¿Cuándo te encuentras en una situación difícil recurres a alguien? ¿A quién?
  • ¿Has podido superar los obstáculos, y si es así, cómo?
  • ¿Cómo son tus interacciones con los demás cuando estás pasando por momentos difíciles?
  • ¿Te sientes esperanzado ante el futuro?

 

¿Dónde buscar ayuda?

Muchas veces se puede tener el sentimiento de estar solo y que por sí mismo no es posible salir adelante lo que nos dificulta enfrentar ciertas situaciones que vivimos, es ahí cuando es importante reconocer que se requiere buscar ayuda, la ayuda profesional siempre será un gran apoyo para lidiar con estos eventos que son difíciles de sobrellevar.

Ya que así como cuando se tiene un dolor de muelas y se busca un especialista para aliviarlo, de la misma manera el dolor emocional debe ser atendido y no tomarlo a la ligera.

Una metáfora de la vida…

Piensa que la resiliencia es algo parecido a un viaje río abajo en una balsa, sabiendo de antemano que en el río encontrarás rápidos y también áreas lentas, aguas con mayor y menor profundidad.

Solamente viajando por el río se puede llegar a conocerlo, los errores cometidos y dificultades en el trayecto, te serán útiles en el futuro, ya que habrán dado un mayor aprendizaje y más experiencia para poder enfrentarte a las corrientes de mayor dificultad en el río.

Aún así, siempre será posible bajarse de la balsa y descansar a la orilla, no obstante, siempre en algún momento habrá que regresar a la balsa y continuar en este viaje.

Comparte
No Comments

Post A Comment